cabecera

cabecera

MI COCINA DE JUGUETE

martes, 24 de marzo de 2015

Hace un par de años me entraron unas ganas locas de hacer una cocinita de juguete. Tuve una cuando era pequeña y me encantaba pasar horas y horas jugando con ella, me construía una casa con mantas y sábanas y me metía dentro con mi cocinita. Es un buen recuerdo, así que pensé que tener una en casa daría mucho juego (nos encanta cocinar en familia). Pasé algunos días buscando inspiración y con todas las cosas que ví en la red y un par de ideas propias, decidí hacer un mix y fabricar nuestra propia cocinita.



La mayoría de materiales necesarios para la cocina son de ikea, y recuerdo que en total nos gastamos unos 80 euros. Os explico paso a paso cómo hacerla con enlaces a los materiales que necesitareis, pero siento no tener fotos del trabajo... 

Para la base de la cocina utilizamos un mueble auxiliar tipo besta, el problema es que ahora mirando en la web no encuentro el modelo, supongo que estará descatalogado. En mi caso, el módulo se compone de tres huecos de unos 120 cm en total. Creo que también podríais usar dos módulos de la mesa auxiliar lack, en cuyo caso ya incluye ruedas (con lo que os ahorráis el tema patas), la eterna estantería expedit, ahora kallax, o incluso dos o tres módulos valje pegados entre sí.

Una vez decidida la base, pensamos que en uno de los huecos que nos quedaban en la parte inferior de la cocina podíamos añadir una puerta para hacer el horno, así que manos a la obra encontramos una puerta que se ajustaba al tamaño, si os animáis a hacer la cocinita tendréis que buscar la que mejor vaya a vuestra base, dos ejemplos podrían ser los siguientes, la puerta oxberg y la besta (aunque ésta me resulta un tanto cara para el total del conjunto).

Para las patas, lo dicho, dependiendo de la base que escojáis, podéis añadirle patas o ruedas, aquí os muestro también unos ejemplos, las patas modelo capita de acero inoxidable, las besta (en versión blanca o negra), las ruedas rill, incluso puede dejarse sin patas, ¡eso a gusto del consumidor!.

Para la trasera, en nuestro caso, usamos un tablero de okume que teníamos por casa. Creo que no hizo falta ni cortarla (o bueno, como yo no lo corté tengo esa fase en blanco), porque el tamaño se ajustaba muy bien al mueble. Pero vamos, que teniendo la herramienta necesaria se corta sin mayor problema, y si no, siempre podemos pedir que nos lo corten a medida en nuestro centro de  bricolaje de confianza (que bonita queda esta frase).

Una vez cortado el okume lo forramos para que quede más mono. Nosotros compramos, también en ikea, una tela que me fascina, tidny. Me parece muy para niños pero con un aspecto muy nórdico. Pero bueno, esto como todo, imaginación al poder, al que le guste el tema monocromático esta opción le encantará, pero al que le guste el color, tiene también múltiples opciones. Nosotros grapamos la tela al okume, para ello lo más fácil es ir grapando desde el centro e ir estirando bien la tela hasta llegar a las esquinas. Es cierto que por detrás va a quedar un poco chapuza, vamos, que se ven las grapas, la tela no cubre toda la trasera... pero en mi caso, la cocina está colocada contra una pared por lo que la trasera no se ve.

Para la balda de arriba, una lack (esto si que es eterno en ikea), de 110 cm, es un pelín más corta que el módulo de la cocina, así que ojo, antes de colocarla centrarla bien en el okume. Colocarlo como si fuese en la pared y ¡listo!

Vamos con los complementos, para el fregadero un bol blanda de acero inoxidable (ojo, que hay varios tamaños, nosotros usamos el de 20 cm), para el grifo, en mi caso, usamos uno viejo que había por casa, pero supongo que podéis encontrar por mediación de algún amigo o profesional, algún grifo que esté roto o no sirva para encajarlo en nuestra cocinita. Para la placa de la vitro, bueno, de inducción, ¡que es una maravilla!, utilizamos una radiografía/ecografía, que siempre podéis cortar a la medida que necesitéis. Los fuegos son los posavasos panna también de ikea. Parece que ahora ya no están en rojo, pero bueno, de colores también me resultan molones. Y los mandos, lo mismo, los teníamos por casa (es lo que tiene tener alma de chatarrero) y los atornillamos a la base de la cocina.

Finalmente y como decoración una barra grundtal, unos ganchos en forma de S, de la misma serie, y por supuesto, complementos de cesta de frutabateria de cocina y utensilios. Toda esta última parte, casi casi, para cuando ahorremos un poco, que todo junto se escapa del presupuesto...

Todo este proceso de montaje dura un buen rato, no os desesperéis si no tardáis una hora. Y siempre podéis aprovechar para tener entretenidos toda una tarde a los destinatarios de la cocinita. ¡¡Vale!! ¡¡Miento!! No dejéis que se acerquen, no acabareis nunca.....

Y finalmente, éste es el resultado, espero que os guste tanto como a mi.










Fotos mimundomemola

6 comentarios :

  1. Pero que chulada!! Tu hija y sus amigas serán las más felices!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Si!! Y la madre también, no te creas que no les quito las cazuelas!
    Gracias! Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, ¡qué cucada! ¡Pero si no le falta detalle!

    ResponderEliminar
  4. Ohhh! Qué bonita!!!! Soy súper, súper fan de las cocinas de juguete! Son mi juguete favorito :D En casa tenemos tres: una en el jardín de plástico, otra en nuestra cocina y otra en la habitación de los peques, las tres compradas en eurekakids, de la marca Janod. Ya veis que no se nos escapa nada :D
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! A mi también me encantan, me parecen super educativas! También empezamos con una de plástico y nos gustaba tanto jugar que acabamos haciendo esta!!

      Eliminar

Blogging tips